Para abreviar usaremos TEMEC, Tratado México, EU, Canadá, se tratará de describir y entender en que nos afecta a los simples mortales el que se firme, no se firme, cumplamos lo comprometido, no lo cumplamos, etc.

Una de las trabas para que los gobiernos de EU y Canadá ratifiquen con su firma y la aprobación de sus poderes legislativos, es que el gobierno mexicano termine la Reforma Laboral comprometida y avalada por la mayoría de morena en el congreso mexicano.

Como disco rayado o con el mismo casete, el gobierno actual olvidó que no cuenta con recursos fiscales suficientes en el presupuesto de egresos para realizar los ajustes procedentes en las juntas federal y estatal de conciliación y arbitraje.

Para el 2020 solo se cuenta con $481 millones, que deberán ser aplicados para recibir nuevos juicios laborales que se sumarán a los casi 800,000 expedientes pendientes de procesar y para la creación de la infraestructura necesaria.

Toda la atención está fija en el proceso electoral para la reelección de Trump, así como su juicio político para ser destituido.

En el caso de Canadá, su presidente actual fue reelegido, tiene minoría de su gobierno en el congreso local, así como por su manifestación de racismo.

Se podría pensar y a nosotros que nos importa, mucho, ya que la no ratificación aumentará la falta de inversión extranjera directa en infraestructura en el País, incluida la direccionada a exploración y producción de petróleo, lo cual pondría en mayor riesgo, que no hubiese ingresos suficientes para los programas sociales del presidente.

Adicionalmente el presidente fue visitado por diputados demócratas de EU que quisieron evaluar los avances reales y los incumplidos en la reforma laboral que se trata de implementar.

De no ratificarse el nuevo tratado y hacer realidad la expiración del anterior tratado, empezaríamos a padecer severamente por la falta de satisfactores y alimentos importados bajo los tratados, carestía mayor, un gran descontento social, como ven si nos afecta.

Se dice que hay inversión extranjera no cuantificada detenida por la falta de seguridad en la ratificación o continuidad de los tratados comerciales.

Curiosamente no existe ningún intento formal del gobierno para apresurar, dar seguridad y confianza a los inversionistas para acelerar la inversión en proyectos específicos, salvo las declaraciones de Chela, sedicente secretaria de economía.

Curiosamente, faltan cerca de 3,200 sindicatos de actualizar sus estatutos para cumplir con el TEMEC en México, solamente cerca de 700 han actualizado sus estatutos.

Curiosamente, no ha instalado el poder judicial de la federación, los 20 tribunales laborales, en coordinación con el poder ejecutivo, para alojar los centros federales de conciliación y registro laboral.

Curiosamente, los tribunales laborales del poder judicial de la federación tendrán $374 millones y la STPS tendrá $106 millones para activar la creación de los centros federales de conciliación, que tendrán autonomía de gestión y presupuestal para registrar contratos colectivos de trabajo y a las organizaciones sindicales, así como también sus procesos administrativos, debidamente documentados, probados y autorizados.

Es necesario subrayar que no se han determinado los costos de operación e instalación de los centros federales de conciliación, así como tampoco el de los despidos e indemnizaciones del personal de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, que desaparecerá de Azcapotzalco y reaparecerá por los rumbos del Ajusco.

Toda esta improvisación, plagada de mentiras y engaños, seguramente fue captada por los diputados demócratas visitantes que regresaron a su País con mucha saliva del presidente y sin nada que avalara los avances físico y financiero de la reestructura del cascarón y entrañas del sistema legal laboral.

800,000 expedientes en proceso, en forma manual, no digitalizados al 100% y para los que hemos padecido el infierno de un litigio laboral para recuperar nuestro dinero, en plazos que varían de 1 a 4 años, según la comisión que se pague, ahora enfrentaremos un nuevo monstruo disperso y desordenado, que habla muy bien y tiene el sello de la T4.

La cereza al pastel sería, que el incumplimiento y la no mejora de sueldos, reservara la firma del nuevo tratado por EU y Canadá, para una fecha sin determinar.

Publicado por DonHectorDice

Tengo experiencia en Consultoría y Auditoría en los sectores público y privado; diseño y uso de herramientas para evaluación y análisis de información. Conocimiento en temas de Salud, Seguridad, Educación y Desarrollo Social.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: