Se estima que se reducirá el gasto público en obra federal en 2020, quedando en $365,000 millones, concentrándose en Pemex, CFE y la SCT.

También se estima tener un faltante de $300,000 millones por la posibilidad de un crecimiento económico menor al 1% y una menor captación de ingresos fiscales.

La IP se manifiesta preocupada por la escasa inversión pública como uno de los detonadores del crecimiento económico, que se perdió durante 2019 y que podría ser peor en 2020.

Hará cosa de mes y medio hubo foto, abrazos y compromisos con AMLO en su Palacio, de un pequeño grupo de integrantes de la IP, con miembros del gabinete para conocer el programa de obras del gobierno, se tuvo un diálogo cordial, circular y respetuoso, saliendo los de la IP con una visión optimista de la presentación general de obras del gobierno federal.

Se hablaba de que los empresarios iban al rescate, teniendo como una de sus bases el Programa Nacional de Infraestructura, un Catálogo de más de 1,500 proyectos de los cuales se seleccionarían 120 para meterles miles de millones de dólares, de saliva, tener las bases sobre las cuales serían las inversiones, hoy en día no hay nada, queda el recuerdo de fotos y declaraciones.

Se reportó una caída de casi 10% en la actividad de construcción, gente que anda en el campo estima cercana al 40%, lo cual es fácilmente comprobable en los municipios conurbados de Huixquilucan y Cuajimalpa en donde el paso de camiones, hasta de doble remolque, ha caído en más de 200 viajes diarios a cuando mucho 40, la pérdida de empleos la calcula cercana al 60%, ya que, si no hay obra, no hay paga.

Adelantó la SHCP licitaciones de proyectos por casi $100,000 millones del 2020 para el 2019, para reactivar la economía, un mejoralito, para un cáncer.

La inversión pública se redujo entre enero y agosto en más del 15%, pasando de $430,000 millones a $373,000 millones.

Sin embargo, para alimentar nuestro optimismo se nos dice que para el 2020, se van a destinar $60 millones para estudios de preinversión en los trenes:

. Tren Estatal Metropolitano e Intermunicipal Guanajuato-Querétaro de 174 Km de longitud

. Tren Interurbano México-Toluca, para el tramo la Venta- Tacubaya

. Tren Metropolitano de Monterrey con 62 Km

. Para el Tren Maya se planean gastar $2,500 millones, el 1.7% de una inversión calculada en $150,000 millones

Nuevamente, en una reciente reunión en Palacio, en la cual AMLO citó a un puñado de capitanes de empresa para invitarlos a participar en la próxima licitación en 7 tramos en que se dividió el Tren Maya, otra vez fotos, abrazos, promesas, etc. y no habló AMLO todavía de su consulta popular para dicho Tren.

Espera el gobierno de AMLO cubrir con recursos públicos $90,000 millones de los $150,000 que costará el Tren y $60,000 millones con inversión privada, claro con una nieve de limón por delante y una consulta popular.

Cabe decir, que todavía están en análisis, indicó el titular del FONATUR, el Sr. Rogelio Jiménez Pons, quien supone, que como el dinero tendrá un alto costo está buscando la forma de achicarlo y contradiciendo a la SHCP, dice que espera recibir en 2020, $10,000 millones para el Tren Maya y no los $2,500 millones que se tienen presupuestados, se podría ejemplificar con decir que quiero gastar $500 en cine, supermercado y gasolina y solo tengo $20.

El FONATUR estima tener para el mes de diciembre listos para licitar los primeros 7 tramos de los 18 en que se dividió el Tren Maya, aún cuando solamente irían por la licitación de 4 tramos, ya que sigue emproblemado el fideicomiso para la compra de terrenos, más la consulta popular.

Por otra parte, el lanzamiento de la Fibra para financiar el desarrollo inmobiliario de las 18 estaciones del Tren Maya se podría retrasar hasta 1 año, esto es se lanzaría en el 2021, sin embargo, en forma optimista el sedicente titular de FONATUR estima licitar 4 tramos en diciembre de 2019, por $80,000 millones y en el 2020 los faltantes.

La Fibra es un instrumento en que se integrarán terrenos aledaños a las estaciones del Tren Maya, mismos en los que los inversionistas privados, construirán inmuebles, los cuales serán aportados por los propietarios convirtiendo a los ejidatarios en socios del proyecto, lo cual está científicamente probado, no sucederá, por los enormes conflictos de interés que se generan. Suena fácil integrar 18 fideicomisos para las 18 estaciones, la negociación podría llevarse los años que quieran, aún con la consulta popular.

Como dato, a principios de octubre del presente año, FONATUR inició los trabajos para diseñar la 1ª estación del Tren Maya en Palenque, Chiapas, cerquita de la finca de AMLO y del aeropuerto y causalidades de la vida, la idea es generar un espacio público que integre plazas, andadores y recorridos, que sirva como zona de convivencia para turistas y locales y bla, bla, bla.

Una recomendación, gratis, porque siempre me gusta regalar algo, diría el maestro Polo-Polo, valdría la pena que FONATUR repasara los conceptos de planeación y programación con un tinte estratégico para que tenga una idea de lo que va a implicar llevar a cabo la concepción y logro del Tren Maya, ya que FONATUR no es constructor de vías férreas, ni estaciones comerciales.

Como es costumbre la IP dice estar sumamente interesada en participar en las próximas licitaciones y saber en que va a invertir, bajo que condiciones, lo cual estará especificado en las bases de la licitación.

El hecho de que no hay nada y no hay dinero (bueno si va otra recomendación gratis, tomen los casi $1,400 millones que ha impuesto en multas la SFC a empresas privadas que incumplieron en sus trabajos contratados y los $30,000 millones recuperados por el SAT de créditos fiscales), reuniones, fotos, catálogos de proyectos, interés, deseos, optimismo, etc., el hecho es que no avanza el delirio de los trenes y sobre todo el del Tren Maya, lo que despertará la ira y encono de AMLO, ya que él siempre plantea problemas para las soluciones y si no vean como puso al ejército a construir aeropuertos, constructores privados, según, con probada experiencia en construcción de refinerías, en DOS BOCAS.

De hecho, inversión estancada, no creación de empleos, nulo crecimiento en estados del sureste sin expectativas ciertas de mejorar, pero eso sí, con buenos delirios, una próxima consulta popular a mano alzada para que los pueblos indígenas decidan si va o no su Tren Maya, así funciona el pequeño tirano que AMLO lleva dentro.

Publicado por DonHectorDice

Tengo experiencia en Consultoría y Auditoría en los sectores público y privado; diseño y uso de herramientas para evaluación y análisis de información. Conocimiento en temas de Salud, Seguridad, Educación y Desarrollo Social.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: