Muy probablemente el Sr. René Delgado, siempre propio y pensante, nunca se imaginó el efecto y trascendencia de su entrevista a la Sra. Margarita Rios-Farjat, Doctora en Política Pública, que trabajó en el Poder Judicial de la Federación hace casi 20 años y en varias firmas de abogados, con una Maestría en Derecho Fiscal y nombrada Titular del SAT el 5 de diciembre de 2018.

Durante mi trabajo como Consultor y Auditor, invariablemente me preparaba para las entrevistas iniciales de obtención de información, entrevistas y validación de datos para darle sentido, calidad y profesionalismo a mis trabajos, desde la presentación de la Propuesta de Servicios, desarrollo y presentación de avances y entrega de Reportes Finales, lo que ahora se llama “entregables” y convengo en que nadie debe saber de todo.

La entrevista tenía como fin el identificar el uso del terrorismo fiscal para regularizar omisiones y elusiones fiscales, producto de lo que se a dado en llamar “ingeniería fiscal”, desgraciadamente quedó muy corta la entrevista y muy clara la intensión de aterrorizar fiscalmente a los contribuyentes cautivos.

La Sra. Ríos indicó que “hay un universo que desconocemos, francamente viendo como existe esta reacción, me preocupa porque el universo podría ser más grande, estamos pidiendo, si usted hizo transacciones con él (el universo) venga, checamos que compró y que no, lo peor que lo pueda pasar es que tenga que pagar el impuesto de esas facturas, no veo donde está la cárcel ahí”.

La pregunta obligada es si el SAT no tiene a la mano una base de datos de pagos a proveedores de contribuyentes, así como una base de datos de empresas dadas de alta y al cruzarlas podría determinar los proveedores a los cuales el contribuyente pagó facturas y que no estén dados de alta como contribuyentes, una compulsa de escritorio simplemente, ya que la nueva base de datos resultante tendrá los nombres de los contribuyentes, que compraron facturas a empresas fantasma.

Lo que espera la Sra. Ríos es que espontáneamente, el contribuyente que compró facturas apócrifas (“verdura”) lo reconozca, ya que no tendrá forma de justificar a cabalidad el bien o servicio adquirido, en caso de una auditoría directa del SAT, lo cual será muy complicado y muy difícil que pase, ya que es bien sabido las limitaciones de personal que tiene el SAT y el alto grado de corrupción entre su personal, ya que internamente se han identificado servidores públicos, que crearon empresas fantasma y que facilitaban la venta de facturas, casos reportados, según notas periodísticas por la autoridad fiscal.

El SAT fiscaliza y resulta muy difícil creer que no tenga expertos con experiencia en despachos externos de auditoría financiera y fiscal, así como de tecnologías de información para auditorías a través de paquetes automatizados, lo que debería estar traducido en programas de trabajo con auditorías debidamente dirigidas bajo el método de selección que se considere pertinente para tomar muestras de las bases de datos de contribuyentes.

Realmente el haber estimado en más de 9,000 las empresas factúrelas o verduleras que han generado ventas de facturas por más de 1 billón o varios billones y con una evasión fiscal estimada en más de $350,000 millones, no pueda invertir el SAT $300 o $500 millones en contratar personal capacitado y recursos tecnológicos para identificar, perseguir, sancionar y hacer que se paguen los impuestos omitidos con las multas, recargos y actualizaciones correspondientes.

La Sra. Ríos niega terrorismo fiscal y solo pide respeto al estado de derecho en materia tributaria, el Sr. Delgado “que sino estarían equiparando al hampón con quien recibió las facturas”, a lo cual la Sra. Ríos le responde que “no ve eso en la Ley, pero que si ve, que estas grandes narrativas contribuyen a mantener el estatus quo, a quien beneficia, estamos hablando de un mercado negro (de niño pensaba que era un mercado negro porque estaba pintado de ese color), no se si más grande que el de las verduras, pero o todos nos preocupamos un poquito más por nuestra contabilidad o dejamos que se pierda el País”.

No se en que estaría pensando la Sra. Ríos cuando dijo lo anterior, pero dejó sin habla al Sr. Delgado y exhibió la Sra. Ríos nuevamente sus dotes de predicadora, ya que o los contribuyentes se regularizan por si mismos, para que nuestro País no se vaya a la ruina o el SAT procederá en consecuencia, contra, se entiende, los vendedores de verdura, ya que como una recomendación personal gratis, tendría que enfocar todos sus esfuerzos y recursos a capturar a los vendedores de verdura para seguirle el rastro o la huella a la verdura o sea el dinero, para que se entienda.

Me parece conveniente que la Sra. Ríos le de una repasada a la Ley General de la Administración Pública y al Manual de Organización de la SHCP, en donde se especifican además de las funciones y responsabilidades, así como las  atribuciones y recursos de que dispone el SAT para cumplir con su trabajo, no se trata de preocuparse por la contabilidad, se trata de perseguir a los que venden facturas y a los que las pagan, con la complacencia muchas veces de los auditores del SAT, se trata simplemente de trabajar, no es un problema de la contabilidad, es de quien autoriza y registra, también es recomendable repasar la Ley de Contabilidad, Presupuesto y Gasto Público, así como también las Normas de Auditoría y Principios de Contabilidad.

También gratis, anteriormente era obligatorio junto con el Dictamen de Estados Financieros, presentar los dictámenes de cumplimiento con la determinación y entero de retenciones al IMSS e INFONAVIT, así como un dictamen fiscal, la Sra. Ríos se debe acordar y si no le puede preguntar a empleados con antigüedad mayor a los de ella en el SAT.

El País ni se ha perdido ni se perderá, se trata como bien lo dice, que el SAT haga su trabajo y no aterrorice con persecución fiscal al equiparar la evasión como acto de terrorismo, delincuencia organizada, etc.

La Sra. Ríos ya debe saber en que estado se concentran a las verduleras y también el alcance que han tenido las auditorías fiscales según las muestras seleccionadas de los universos de los contribuyentes y creando un equipo de trabajo interdisciplinario podría esquematizar una metodología para seguirle la huella a la verdura.

La Sra. Ríos niega que estemos viviendo un terrorismo fiscal, pero por su razonamiento simplista es claro que con la complicidad de los poderes legislativo y judicial y la forma en la cual AMLO aplica su economía moral, lo que estamos viviendo ya es una persecución indiscriminada de contribuyentes con el argumento del “petate del muerto”, a lo cual muchos contribuyentes responderán “no me asustes panteón”.

La explicación de los dientes y lo mismo, que estaban en el pasado, pero no se utilizaban, es otra justificación de que venimos de un relajamiento a una exigencia fiscal, qué como alegoría fiscal, por llamarla de alguna manera, a su ficción pasa con la realidad, que van a usar los dientes.

En las pláticas mañaneras han presumido detectar y encarcelar, tanto a empleados del SAT como a clientes que les compraban facturas.

El SAT siempre ha tenido dientes, los usa y presume resultados al recuperar decenas de miles de millones de pesos derivados de sus auditorías, por ello le pedimos que recupere los $800,000 millones de adeudos fiscales, le sigan la pista a los perdones fiscales para recuperar impuestos perdonados que también son miles de millones de pesos y que abandonen las persecuciones y terrorismo fiscal.

Pidan cuentas a los grandes despachos de auditoría contable y fiscal por las ingenierías fiscales, traducidas en recuperación de impuestos, disminución de pagos de impuestos, etc., a través de despachos de abogados ligados con ellos, hay varios e inclusive de excandidatos presidenciales.

Para otra vez, valdría la pena prepararse y en forma muy elegante hacerle ver a la Sra. Ríos, que están pasando enfrente de ella manadas de elefantes y que es oportuno dejar de ver verduleras y hormigueros.

Nota: Darle seguimiento al entero de retenciones de impuestos de todos los trabajadores en los 3 niveles de gobierno y poderes del País, ustedes deben poner el ejemplo, se han dado infinidad de casos de trabajadores de los diferentes niveles de gobierno que pretenden la devolución de los impuestos retenidos y son requeridos por no presentar declaraciones de impuestos, que hasta hace 2 años estaban a cargo de las entidades gubernamentales.

Gratis fueron estas recomendaciones y se podría haber obtenido mucho más de la entrevista a la Sra. Ríos.

Por cierto, NAFIN, informó recientemente que no tiene capacidad para darle seguimiento a los miles de facturas con las que se comprueba la aplicación de los financiamientos.

Publicado por DonHectorDice

Tengo experiencia en Consultoría y Auditoría en los sectores público y privado; diseño y uso de herramientas para evaluación y análisis de información. Conocimiento en temas de Salud, Seguridad, Educación y Desarrollo Social.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: