30 millones de mexicanos votaron por AMLO y 22 millones en contra, solo 8 millones de votos lo separan y podríamos denominarlos en forma simplista como la oposición, una parte de ella se manifestó el 1º de diciembre pasado durante su informe.

Seguramente ya son más de 22 millones de mexicanos los que estamos en contra de las decisiones públicas de AMLO, lamentablemente se pretende asumir como realidad la falta de una persona o varias de ellas convertidas en líderes de la oposición y hacer planteamientos claros y precisos sobre las decisiones públicas necesarias para sacar al País del estancamiento económico y clima de violencia e inseguridad, así como impunidad para corregir el rumbo de la Nación.

En este momento, no sería oportuno pensar en empresarios para encabezar la oposición a Morena y a AMLO, que son cosas diferentes y a las que se les debe oponer planes y proyectos de gobierno que sigan privilegiando el interés general de la población mexicana.

En cristiano, se requiere generar confianza y certidumbre entre las fuentes de financiamiento interno y externo que alejadas de proyectos mesiánicos (Aeropuertín, Ferrocarril Maya, Refinería Dos Bocas, Canal Transístmico), se orienten a seguir creando infraestructura carretera y hospitalaria, creación y explotación de energías limpias, búsqueda y extracción de petróleo y gas, liquidar Pemex y redireccionar a la CFE, entre otros proyectos productivos.

Sabemos, que ningún empresario quiere arriesgar su dinero o capital en proyectos de inversión en un clima de inseguridad e incertidumbre.

Debe pensarse con claridad y dedicar capital para la innovación tecnológica, incluyendo, purificación de agua, medicina con nanotecnología, desarrollo de vacunas y medicamentos resolutivos para enfermedades crónico-degenerativas, así como también para contener y disminuir la obesidad y sobrepeso infantil, entre otras prioridades.

Un ejemplo simple, es la creación de unidades médicas para hemodiálisis y diálisis, a cargo de la iniciativa privada con subrogación de servicios de todas las instituciones de salud públicas, para un mejor tratamiento y economías importantes.

Salir de la confusión, mentira y engaño en el cual nos hace permanentemente vivir el gobierno de la 4T, su un proceso que requiere de evaluar la diferencia entre lo dicho y la realidad, ejemplo: desaparece el Seguro Popular se crea el INSABI y se pretende hacer creer a 70 millones de mexicanos, que pueden acudir con tan solo su IFE o CURP a cualquier hospital público y recibir todos los servicios médicos que requieran, sin pagar un solo peso, la realidad les está demostrando que fuero n objeto de mentiras y engaños.

Es muy fácil decir, pónganse al corriente con los adeudos de luz, paguen los impuestos, porque antes se los robaban y ahora ya no, se va la Sra. Ríos del SAT, no hace absolutamente nada con las verduleras o factureras, no recupera un solo peso de lo evadido fiscalmente, no se castiga a nadie, deja el SAT como lo recibió y su relevo, la Sra. Buenrostro no tiene la menor idea de lo que debe hacer en el SAT, pero es honrada y el 90% de desconocimiento que tiene, que es su elipse de aprendizaje, gradualmente lo andará cubriendo.     

Nos dicen que creció la inversión extranjera directa en forma superior a la anterior administración, que se crearon nuevos empleos, con un aplomo y convencimiento que el engaño y la mentira parecen verdad, la realidad se destruyeron más de 300,000 empleos y la inversión extranjera directa, no llega ya que es en su mayoría utilidades que se reinvierten en las empresas generalmente para disminuir pasivos y mejorar sus condiciones crediticias.

Todo está bien, vamos bien, la economía crece, así como el empleo, no hay inflación, se acabó la corrupción y solo nuestros adversarios y conservadores ven y hablan de lo contrario, escucho a mi cuñado que se ha convertido en un devoto de AMLO, repitiendo lo que escucha en su noticiero mañanero, sin ton ni son, hablando de cosas como el que ya mejoró la infraestructura hospitalarios, cuando el mismo le da la vuelta a los servicios de salud que recibe del IMSS y vive de vender implementos y magisteriales de tecnología de información a empresa privadas, porque desconfía de los organismos públicos, es un profesionista que yo creía era pensante.

Casi todos los ciudadanos que vivimos en este País, los pobres y humildes también, los comerciantes informales, los beneficiarios de los programas sociales, en fin, como el dicho, la pelusa, el mediopelo y el terciopelo sacan cuentas diariamente para vivir y saber si les alcanza o no para su gasto.

AMLO no, nunca, nunca de los nuncas, ha trabajado, ni ha dado un lapizaso, ahora ya gana sus $104,000 mensuales netos, como diríamos los clásicos, libres de polvo y paja, más su aguinaldo y prima vacacional y al igual que toda su parentela que no sabemos de qué viven pero viven muy bien, ninguno de ellos rinden cuentas de nada, ya que como son honestos, puros y castos e incorruptibles, viven d lo que viven y muy bien, inclusive un departamento en Palacio Nacional de más de 500 mts2, como dirían los clásicos una muy modesta vivienda de interés social, sin lujos y muy modesta, claro, los pobres y humildes nunca serán invitados a compartir el pan y la sal con AMLO, así como un rico tepache y su algodón de azúcar.

Debemos salir del estado de confusión y dudas en el que mágicamente AMLO nos ha metido y empezar a disentir y desconfiar de lo que diariamente nos dice, empezando con el cuento de que vamos bien y de que estamos bien y de buenas, solicitar por los diferentes medios que a su conveniencia cada quien elija, carta, correo electrónico, mensajería, que nos rinda cuentas, cuanto es lo que realmente lleva gastado, cuanto le falta por gastar y si le sobra para que como la bartola, nos de el cambio por lo no gastado y nosotros le digamos, le ordenemos en que lo debe gastar, en cristiano, necesitamos información clara y precisa de parte del Presidente de la República.

Como diría mi esposa si alcanza o no la moneta, cuanto se ocupa, cuanto se debe y cuanto queda.

Si todo lo que informa AMLO fuera cierto, ya hubiera bajado el precio de las gasolinas, habría más empleo y mejor pagado, podríamos caminar tranquilamente por todas nuestras ciudades, se estaría captando más inversión, más empresas se instalarían en el País, crecerían las que ya están, se apreciaría el valor de nuestra moneda, a todos nos alcanzaría más el gasto en nuestras economías personal y familiar, piensen en algún momento si algo de lo anteriormente descrito está pasando.

La confusión se elimina con la verdad solamente, así como con la cotidiana realidad, todo lo demás son pejenejadas que los pejenejos creen.

Publicado por DonHectorDice

Tengo experiencia en Consultoría y Auditoría en los sectores público y privado; diseño y uso de herramientas para evaluación y análisis de información. Conocimiento en temas de Salud, Seguridad, Educación y Desarrollo Social.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: