EL DIABLO HABLA DE MORAL

Parece que ya se empieza a formar un consenso de oposición y disenso contra los multiusos o multichambas, servidores de la nación y de la CDMX, que deben rondar ya 23,000 personas a las que les pagamos y que aparentemente son apartidistas o sea que su chamba, como reza la parte final de la promoción gubernamental, está prohibido asignarlos a un programa o partido político.