LA PEJENEJEZ SUBLIMADA, MÁS DELIRIOS

Sorprende a todos, con la seguridad y aplomo del mentiroso profesional y empedernido disfrazador de la realidad y que vende espejitos a quien desea comprárselos, empecemos con la siguiente aplicación de aritmética simple, las sucursales del Bansefi: