LA CORRUPCIÓN QUE OCASIONA AMLO

Es bien fácil sacar un pañuelo blanco, ondearlo y decir que la corrupción no existe, que se ha ido, que fuchi, que guácala, caca, es mal vista, etc., en los niveles de mandos medios y superiores de la gran y fanática familia de devotos del pastor de Copilco.